Consejos para mantener un lavavajillas industrial en perfecto estado

 En Cocina

El funcionamiento de un lavavajillas industrial es diferente de los que se usan en el ámbito doméstico del hogar. De entrada, los ciclos de lavado son mucho más cortos: se realiza un lavado cada 3 ó 5 minutos, mientras que la duración de los lavados domésticos se sitúa entre los 50-90 minutos. Otra diferencia es que en cada ciclo de lavado industrial se renueva alrededor de un 10% del agua de la cuba. 

El tamaño de los lavavajillas industriales es, por razones obvias, bastante mayor que los domésticos y su uso mucho más intenso. Todo ello provoca que mantener un lavavajillas de uso profesional implica una serie de cuidados constantes y diarios

 

5 consejos para realizar un buen mantenimiento de tu lavavajillas industrial y optimizar el lavado

 

1. Poner mucho cuidado en la operación de carga del  lavavajillas

La clave para conseguir la mejor carga se puede resumir en dos cuestiones: no sobrecargar el electrodoméstico y tratar de ser homogéneo a la hora de llenarlo.

Aunque es cierto que los lavavajillas industriales están preparados para soportar en su interior grandes cantidades de vajilla y mucho peso, si no dejamos el espacio necesario entre pieza y pieza, el agua  no podrá pasar por todos los huecos y consecuentemente el detergente no llegará bien a todas las piezas. En definitiva, no sobrecargar el aparato y dejar el suficiente espacio es fundamental para conseguir un lavado perfecto.

Por otra parte, cuando hablamos de homogeneidad a la hora de llenar el aparato, nos referimos  a que es preferible agrupar las piezas en función de su tamaño, tipo de material y nivel de suciedad.  Se trata de un sencillo truco para maximizar la eficiencia del lavado.

Otra cuestión también muy importante es sacar todos los utensilios y la vajilla una vez se hayan lavado para evitar malos olores y prevenir la aparición de manchas en el acero inoxidable. Recuerda realizar un lavado previo con agua de los utensilios y vajilla para eliminar los restos sólidos de comida.

2. Hacer un mantenimiento diario de la cuba de lavado, el filtro de la bomba  y los brazos de lavado

Se trata de unas acciones sencillas pero fundamentales para garantizar el buen funcionamiento de nuestro lavavajillas industrial y prevenir averías. Diariamente debemos realizar lo siguiente:

  • Vaciar la cuba del lavado, quitando el tubo rebosadero y limpiando su interior.
  • Quitar el filtro de la bomba y lavarlo debajo de un grifo.
  • Los brazos de lavado debe ser extraídos para despojarlos de restos de comida, palillos y pequeños objetos que se hayan podido quedar adheridos. Aunque no está de más que lo hagamos a diario, con que realicemos esta acción cada semana ya es suficiente.

 

3. Llevar a cabo  las verificaciones y controles necesarios

Para el óptimo funcionamiento de un lavavajillas es fundamental realizar una verificación diaria de los niveles de los productos de lavado, tanto del detergente como del abrillantador. Así mismo, hay que comprobar el nivel de sal del descalcificador, aunque este dura más tiempo, por lo que el control se puede realizar semanalmente. 

También es recomendable comprobar mensualmente si los brazos de aclarado se encuentran obstruidos y solucionarlo, lo cual es bastante habitual debido a los depósitos de cal del agua.  Otra pieza que hay que verificar frecuentemente es el descalcificador.  

 

4. Mantener el agua a una temperatura óptima

Los expertos consideran que para conseguir el mejor lavado, la temperatura del agua debe estar entre los 60ºC y los 65ºC durante el lavado y subir hasta los 80ºC en el aclarado final

Lo aconsejable es que sea un técnico especializado quien programe estas temperaturas y  el personal de cocina se limite a comprobarlas periódicamente.

 

5. Realizar una revisión periódica del lavavajillas industrial

Para ello es importante que el servicio técnico programe un plan de revisiones, mantenimiento y reposición de piezas. De esta forma, conseguiremos prevenir muchas averías y garantizar un funcionamiento óptimo que se traduzca en un lavado perfecto

 

En Nítida disponemos de los productos para lavavajillas más eficaces, rentables y respetuosos con el medio ambiente. Un magnífico ejemplo es el sistema Klinbag  compuesto por productos ultraconcentrados de gran potencia, especialmente desarrollados para lavado automático de vajilla y cristalería en máquinas de mediana y pequeña capacidad. 

Un producto con un innovador diseño en formato bolsa que le permite adaptarse a los espacios más reducidos y angostos. Además, no requiere instalaciones costosas y su ahorro y eficiencia es espectacular. Con el valor añadido de ser totalmente seguro para los empleados y respetuoso con el entorno.

Recommended Posts